Sobre el escritor.

Todos tenemos pensamientos, pero jamás serán iguales los tuyos a los míos, podrán ser parecidos pero jamás iguales, se que todos tenemos gustos diferentes pero me es fascinante observar a los demás para saber sus gustos también me gusta demostrar lo que se o mas que eso dejar que las personas lean mis pensamientos ya que el escribir para mi es sencillo, fácil, es por eso que demuestro mis emociones a través de estas líneas. By: Saraa L. Morgan

martes, 4 de diciembre de 2012

Muerte o Miedo.


Es increíble como la vida de una persona puede esfumarse tan rápido, sabes que estás al borde de la muerte todo el tiempo, y aun así vives como si nada malo sucediera, la gente muere y los demás nos quedamos esperando, llorando y arrepintiéndonos por todo lo que no hicimos o hicimos mal, al final nada importa, al final seguimos siendo egoístas y seguimos pensando en nosotros mismos, lloramos para liberar nuestra presión, no porque alguien murió, gritamos porque creemos que es lo correcto que nos va a hacer sentir bien, pero el muerto, muerto esta y no podemos hacer nada para cambiarlo, sin embargo sigue existiendo esa necesidad por satisfacer ese espacio que se ha quedado vacío, y todo gira en torno a nosotros mismos, entonces si podemos arreglar nuestra vida y hacer cualquier cosa por estar bien, ¿Por qué lloramos y le echamos la culpa a la muerte?, Supongo es una forma de liberar presión.
¿Por qué será que las personas en su mayoría le temen a la muerte?, quizás sea porque no tiene una solución, sabemos que en un momento va a pasar, pero no sabemos cuándo, no creo que sea miedo a la muerte en sí, si no a la forma en la que vamos a morir, nadie quiere morir de una forma violenta o dolorosa, al menos eso quiero creer. By: Saraa L. Morgan

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Sin llorar.





Es increíble, como la persona a la que creíste querer tanto, puede llegar a lastimarte tanto, personas que crees que conoces y al final, te voltean la moneda y te hacen ver lo peor de sí mismos.
Gente a la que le dices cosas buenas, gente que te dice que te ama, que de alguna manera quieren ayudar a mantener algo que con el tiempo se ha creado, pero al final, al final lo único que crees que esta tratando de hacer todo lo contrario.
Los momentos buenos se han quedado atrás, las cosas ya no son lo mismo; no puedo evitar voltear a mi alrededor y ver personas que se besan y creen que su amor es para siempre, ver personas que lloran en su interior por que desean tener a alguien que les diga te amo, gente que sufre por amor, gente que busca y busca, con el pretexto de que alguien lo trato mal, cuando ni siquiera esa persona era capaz de amar, y solo fingía hasta que encontró a alguien quien parece ser el correcto y por eso convirtió su necesidad por amor verdadero.
Toda relación, amistad, compañerismo se basa en escuchar, ¿Qué se hace cuando no se sabe escuchar?, Gritar, maldecir, joder, golpear, maltratar, engañar, ofender, humillar, y un sinfín de cosas con la única intención que chingar al otro y salir victoriosos.
Pero la verdadera cuestión es: ¿Qué haces cuando sabes escuchar pero no quieres hacerlo?, haces lo mismo, pero no solo dañas a la otra persona, si no que te haces daño a ti mismo. Engañando a todo tu universo, buscando muerte en el interior.
Toda nuestra vida buscamos a alguien a quien decirle nuestros secretos, a alguien que nos comprenda y que no importa lo complicado que seamos esa persona nos va a querer, amar, respetar, apoyar, pero cuando uno no sabe querer, siempre va a dejarlo todo.
El ser humano tiene la habilidad de llorar y liberar su mente y su alma, sin embargo a veces el llanto es más amargo, arrepentimiento, nunca.
“No me disculpo o perdono por algo que realmente no siento.” Palabras que dijo, palabras que no saldrán de mi cabeza. By: Saraa L. Morgan.

sábado, 23 de junio de 2012

Un sueño plasmado en una hoja.



Todas las mañanas es lo mismo, esta ella sentada en la cafetería que le gusta, leyendo un libro o escribiendo, pero sin darse cuenta algo ha cambiado...
-Buenos días Charlie, dijo con una sonrisa el trabajador del café.
- Qué quieres?, respondió ella con un tono molesto.
-Sabes qué, creí que por primera vez desde hace 4 meses que te conozco creí que ibas a mejorar tu carácter, pero parece que siempre vas a ser la amargada que viene por dos horas al mismo café de siempre, todos los miércoles a las 6:23pm exactas, que pides exactamente lo mismo que la semana pasada y que te sientas en el mismo lugar de siempre, con vista hacia la calle, hasta creo que te vistes igual todos los miércoles.
-Qué chistosito eres, dame mi café y cállate.
Sergio le entrego su pedido y ya no dijo nada.
Charlie fue a sentarse, saco un libro, lo abrió en la pagina 189 y ahí lo dejo, saco una libreta vieja y un lápiz, comenzó a escribir y a tomar su café sin voltear a ver a nadie.
Sergio realmente disfrutaba hacerla enojar, se le hacia muy curioso la forma de ser de Charlie, pero odiaba su carácter, sin embargo esas dos horas que Charlie estaba en el café, Sergio realmente las disfrutaba, ya que cuando no tenía trabajo se acercaba a ella y la interrumpía, algo que a ella realmente le molestaba, lo más curioso es que no se marchaba hasta que daban las 8:23pm, Sergio podía literalmente "predecir" los movimientos que iba a hacer Charlie, hasta parecía que se habían puesto de acuerdo, de vez en cuando Charlie traía un reproductor de música, aveces en vez de ese libro traía una que otra revista, y cuando eso sucedía cambiaba la libreta por un libro de dibujo. Sin notarlo, Sergio se había enamorado de la Charlie de dos horas que conocía, pero siempre que trataba de hablar con ella, discutían por algo.
Habían pasado ya unos 9 meses de que ella repetía su "ritual" y Sergio estaba dispuesto a decirle lo que sentía, sin embargo Sergio comenzó a notar que había un chico que se sentaba en la mesa que estaba a un lado de Charlie a la misma hora, en el mismo tiempo desde hace un mes, no se había percatado de eso hasta que un día por la tarde se le hizo raro que coincidiera tanto el que ese joven, llegara justo después de Charlie, pero no dijo nada, supuso que era otro loco que tenía el mismo problema que Charlie, después de una semana que Segio noto la presencia de un joven, Charlie se levanto de su asiento 37 minutos después de que había llegado, lo cual era realmente extraño, por que la única razón por la cual Charlie se levantaba era para ir al tocador o retirarse del café, pero esta vez se acerco a la barra, volteo a ver a Sergio y le pregunto:
-Ese joven de la izquierda con chamarra azul, cada cuanto tiempo lo vez?
-Sergio algo perturbado se acerco a Charlie y le dijo: Todos los miércoles a las 6:23pm.
La mirada de Charlie cambio, dio media vuelta y se fue a su lugar, se sentó y fingió que nada había pasado, cuando las 8:23pm llegaron, Charlie tomo sus cosas y se marcho, unos minutos después, el joven se levanto de su mesa y con una sonrisa en el rostro, miro a Sergio y le dio las gracias.
Ciertamente Sergio quería seguirlo, para ver si no se iba detrás de Charlie, sin embargo no podía dejar su trabajo o lo iban a despedir.
La semana siguiente se dieron las 6:25pm y Charlie no había llegado, el joven llego al café y al percatarse de que aquella joven no estaba ahí se dispuso a marcharse, pero Sergio lo detuvo...
-Oye, Espera!, Exclamo Sergio.
El joven volteo a verlo extrañado.
-No te quedaras hoy?, Ya prepare tu café!, dijo Charlie, queriendo simpatizar con el joven, para ver que podía averiguar acerca de él.
El joven como no queriendo se acerco a Sergio, le pago el café y le dio las gracias, comentando que esa tarde no podía quedarse; Sergio le dijo:
-Probablemente no tarda en llegar, porque no la esperas un rato?, dijo Sergio con una sonrisa un tanto sarcástica.
El joven lo miro con unos ojos de, no sé de que me hablas, sin embargo fue y se sentó en la esquina del café, como no queriendo esperar a ver si Charlie llegaba.
Segio estaba algo preocupado por que esa tarde Charlie no se había presentado, sin embargo fingió que no le importaba unos minutos después, el teléfono de la cafetería sonó, Carlos otro trabajador del café respondió, en eso mientras Sergio preparaba un café, Carlos le dijo que le hablaban a él.
Sergio respondió el teléfono, preguntándose quien era.
-Hola Sergio, soy Charlie, finge que hablas con un amigo.
-Sergio soltó una risa, Hola Oscar, como te va?, El joven aquel no le quitaba la mirada de encima hasta que Sergio le hizo saber que hablaba con un hombre.
-Esta él ahí?
-Sí, hace como 20 minutos me acorde de su cumpleaños.
-Te escucha verdad?
-Sí, si, voy a ir a su fiesta.
-Esta bien, te veo la semana que entra.
-Sabes, ya tengo que irme, pues estoy en el trabajo, te veo en la noche?
-Adiós,
-Perfecto, gracias por llamar, Ciao.
A Charlie le había gustado mucho la forma en que Sergio había actuado con la llamada, pero no era lo que le importaba, le preocupaba mucho el joven de la cafetería.
Luego de que Sergio termino la llamada, el joven se levanto, dio las gracias y se marcho.
Carlos se acerco a Sergio y le pregunto que si su amiga se llamaba Oscar, Sergio rió un poco y le dijo, es que después de que hablaste con ella, le paso el teléfono a su novio.
 Carlos no le creyó, sin embargo ya no quiso preguntarle nada.
Era Noviembre, hacia ya frió por las tardes, llego por fin el miércoles, y Sergio esperaba con ansias locas a que se dieran las 6:23pm para ver a esa joven a la que tanto quería, pero esta vez, algo era diferente, el joven llego a las 5:12pm, pero esta vez se sentó en otra mesa, Sergio no le dio tanta importancia, esperando que se fuera antes de que Charlie llegara, por fin se dieron las 6:20pm, Sergio comenzó a preparar el café de Charlie, justo como le gusta, 6:23pm Charlie entro por la puerta, se acerco a la barra, y pidió una rebanada de pastel, a Sergio le pareció algo extraño, pues si Charle pedía un extra era siempre una galleta con extra chispas de chocolate, Sergio sirvió su pastel, le entrego el café y le dijo, este va por la casa, Charlie sonrió, guardo su billetera que había sacado mientras él servia su pastel, tomo sus cosas, se sentó, pero esta vez de espalda a la ventana, esta vez saco un libro diferente, pero no saco una libreta, se puso tranquilamente a leer,  después de 49 minutos de estar ahí, le dijo a Sergio que se acercara, el joven no dejaba de observarla y a Charlie ya le había incomodado la presencia de ese joven, Sergio se acerco a la mesa de Charlie y le pregunto:
-Qué necesitas?
Charlie lo tomo del cuello y lo acerco hasta ella, y lo beso tan apasionadamente, que el joven se levanto molesto, y se marcho de aquel lugar, Sergio no quería dejar de besarla, sin embargo ya había pasado por su mente que era todo un truco para poner celoso a aquel joven, así que se quito, Charlie volteo a ver a donde se encontraba aquel joven, pero ya no estaba, se recargo en su silla de nuevo, cruzo la pierna derecha, tomo su libro y dijo.
-Necesitaba que se fuera.
Sergio algo emocionado pero a la vez molesto, se dio media vuelta, se quito el mandil, y se fue de la cafetería.
Charlie no hizo ningún movimiento, ni si quiera volteo a ver hacia donde se dirigía Sergio, solo se quedo ahí sentada leyendo.
Al día siguiente fue Sergio a la cafetería, para renunciar, pero en lo que entro, ahí estaba Charlie, se miraba diferente, me atrevo a decir que se veía más hermosa.
Sergio siguió su camino sin voltear a verla, cuando salio de la oficina, después de renunciar, se percato de que Charlie no estaba ahí, así que pensó que quizás la había confundido, ya que Charlie no iba los jueves a la cafeteria, cuando salio, se dirigía a su coche, y ahí estaba ella, sentada en el cofre, Sergio se acerco al carro, y sin decirle nada, saco las llaves e iba a abrir la puerta cuando en eso rápidamente se acerco a Charlie y la beso tan apasionadamente que cualquiera que los hubiera visto, hubiera sentido ganas de tomar el lugar de cualquiera de los dos.
Sergio la miro a los ojos y le pregunto:
-Porqué tardaste tanto?. By: Saraa L. Morgan

martes, 19 de junio de 2012

Un tiempo atrás.



Desde hace ya un tiempo atrás, he venido pensando en que va a ser de mi vida en unos años más; Oca era mi mejor amiga, hace dos meses que se ha marchado, no tan lejos, solo se alejo de mi vida. Creo que fui yo quien la espanto, sabía que nunca debí decirle que la amaba, pero no me duele su partida, lo que me duele es que mi vida completa se ha marchado con ella. 

Desde hace ya unos días atrás, he cambiado, lo que para mi era motivo de risa y alegría ya no me da inspiración, lo que hacia con frecuencia ya no me satisface, he perdido la mitad de mi alma, alguien se la ha llevado y me ha amenazado para no buscarla.
Desde hace ya unas horas atrás, he dicho y hecho cosas realmente estúpidas, las personas de mi alrededor hablan, pero no dicen nada importante, quizás el problema es que no me interesa saber sus vidas, no les presto atención y la verdad no me molesta.
Desde hace ya unos minutos atrás, he repetido el mismo error de siempre, el dejar mi corazón de lado y todo lo que conlleva vivir una vida plena y feliz. By: Saraa L. Morgan

Sin Limites.



Te encuentras en una situación que no sabes que hacer, las cosas que pasan por tu vida en este momento no tienen lógica para ti, las respuestas a las preguntas rutinarias cada día son más difíciles de responder, poco a poco vas olvidando las cosas, no recuerdas que es lo que sucedió el día anterior y eso te está poniendo muy nervioso.
Muchas veces no podemos saber qué es lo que pasa o porque pasa en nuestra vida, sin embargo tampoco podemos evitarlo, hay veces en las que nuestros sentidos no están al máximo, y podemos llegar a sentirnos cansados, incluso hasta nos decepcionamos de nosotros mismos porque no logramos saber que es lo que sucede en nuestro interior.
Creo que de un tiempo para acá mi vida ya no es la misma, creo que la rutina se ha comido por completo mi espíritu, pero no ha quedado satisfecha, con ganas de querer hacer algo nuevo, el tiempo lo tienes, las ganas también, pero hay algo que te impide moverte, ese sentimiento de que no va a salir bien te hace querer quedarte sentada, ese pequeño pensamiento de que puedes llegar a hacer algo nuevo y bueno, te está acabando.
Buscas refugio en personas nuevas, queriendo encontrar amigos que se acoplen a tu nuevo estilo de vida, porque tus viejos amigos se han quedado atrás, se alejaron de ti, no sabes porque, pero ya no están ahí, tiene tiempo que tus amigos dejaron de ser esas personas en las que podías confiar y hablar con ellos.
Necesitas una nueva aventura, pero no sabes cómo conseguirla, y aun que sepas hacerlo te da miedo porque es algo que no conoces y no sabes si va a funcionar, le tienes miedo al “Volví a Fracasar” sin embargo te has dispuesto que vas a hacer algo nuevo, las cosas van a cambiar a partir de hoy.
La vida como una persona sedentaria ha de terminar ¡YA! By: Saraa L. Morgan

domingo, 11 de marzo de 2012

Amor de Verdad.


Carlos y Bernardo eran hermanos, se llevaban muy bien, salían juntos, estudiaban juntos e incluso a veces hacían la tarea juntos, era raro cuando discutían, la verdad era que su relación como hermanos era muy buena, quizá la que todos los padres desearían con sus hijos; En fin, ambos estaban en el mismo salón de clases, estaban cursando la universidad, un día común y corriente entro una chica nueva al salón, a Bernardo se le iluminaron los ojos, sentía que era amor a primera vista, quedo anonadado con la belleza de la chica nueva, Samara se sentó alado de Carlos, el hermano de Bernardo, parecía que era muy tímida, claro está como todos en el primer día de clase, a la hora del receso, mientras Carlos y Bernardo estaban desayunando algo, Samara paso a su lado, Bernardo la invito a sentarse con ellos, los tres empezaron a platicar, y con el tiempo se hicieron buenos amigos, prácticamente estaban todo el tiempo juntos, cuando llego el momento de fin de cursos discutían sobre donde iban a vivir y que iban a hacer de sus vidas, Samanta quería ir a vivir a Seattle y trabajar allá, mientras que Carlos quería viajar a México, Bernardo aun no estaba seguro de que iba a hacer de su vida, simplemente los años lo habían hecho que se enamorara aun más de Samara, pero no quería decírselo porque creía que la amistad que ya habían formado se destruiría, una noche mientras tomaban en una fiesta con unos amigos, Bernardo había ido al baño, cuando regreso Samara y Carlos ya no estaban ahí, los busco por toda la casa, nadie los había visto, hasta que una amiga de Carlos le dijo a Bernardo que los había visto salir juntos.

Bernardo se fue a la casa, creyendo que encontraría a Carlos ahí, que Samara se había sentido mal y la había llevado a su casa, pero cuando llego al estacionamiento se percato que el auto ya no estaba, decidió caminar, preocupado por lo que pudo haberle pasado a Samara que fuera tan importante como para no esperarlo, al pasar por un pequeño Hotel que estaba por ahí, pudo observar que ahí estaba su carro, comenzó a sentirse mal, no sabía qué hacer, estaba pensando lo peor, decidió ir a la recepción a preguntar, pero al llegar a la puerta sintió que lo correcto era ignorarlo todo y marcharse de ahí, que saldría más lastimado de lo que ya estaba, comenzó a correr, tropezó algunas veces, pues no estaba en sus cinco sentidos ya que había tomado un poco, a unas cuadras de llegar a casa Bernardo soltó en llanto, se sentía la peor persona del mundo, estaba decepcionado de su hermano, de saber que él estaba enamorado de Samara y que su hermano lo había traicionado, al llegar a casa se percato de que justo en las escaleras de la entrada estaba Samara sentada, al ver a Bernardo llorar se acerco a él para preguntarle porque estaba llorando, Bernardo le pregunto qué estaba haciendo allí, a lo que ella respondió:
Veras, tu hermano me dijo que si salíamos a otro lado, que ya se había cansado de la fiesta, la verdad estaba un poco aburrida, así que le dije que estaba bien, llegamos al hotel, entramos a la habitación, se recostó en la cama y se quedo profundamente dormido, me puse a ver la televisión pero me di cuenta de que no podía dejar de pensar en ti, así que vine a tu casa a ver si ya habías regresado, y como no había sido así, me senté a esperarte.

Bernardo se sentó aliviado de saber que su hermano no lo había traicionado y de que la chica de la cual estaba profundamente enamorado sentía algo por el también.
Esa noche, Samara y Bernardo se entregaron el corazón el uno al otro; Carlos se fue a México y Bernardo decidió acompañar a Samara a Seattle.
Tuvieron mucho éxito, al menos es lo que los rumores dicen, Carlos y Bernardo jamás se volvieron a ver, no se sabe la verdadera razón, dicen que Carlos decidió seguir viajando y como Bernardo y Samara se mudaron varias veces, se perdió el contacto, pero aun así el amor que siente Bernardo por su hermano siempre ha sido grande, admira la valentía de vivir reservándose el amor que sentía por Samara pero que respeto lo que el corazón de Bernardo sentía por ella. By: Saraa L. Morgan

domingo, 8 de enero de 2012

Nuestra Niñez.

Hace mucho tiempo las cosas eran distintas, entre risas, juegos y diversión mis amigos y yo éramos felices.
Cada día era una nueva aventura, cuando el perro no era un dragón se convertía en un elefante, cuando nuestra caja de juguetes no era un escondite, era una nave espacial que nos hacia volar.
Son solo recuerdos bellos que quedan en nuestra memoria y que cuando menos lo esperamos nos hacen sonreír.
Nuestra mejor arma la imaginación, como mejor aliado la libertad y como mejor amigo los dulces.
Aquellos dulces que nos hacían estar despiertos hasta tarde y poder disfrutar más de aquellas hermosas aventuras, aquellos dolores de cabeza que nuestros padres sufrían por no poder dormir.
Era magnifico el poder sentir el aire en nuestro rostro, aquella libertad que sentíamos con solo levantar los brazos, correr y creer que somos aviones y podernos llegar tan lejos como queramos.
Lo mejor de todo es que aquellas aventuras pueden regresar en cualquier momento con solo cerrar los ojos y creer que aun somos esos niños maravillosos, solo disfruten de cada momento y no se olviden de su niño interior. By: Saraa L. Morgan